Connect with us

Buscador de noticias

Locales

Polémica en la UPAC: Le dieron un falso negativo y recién a los 4 días se enteró que el PCR dio positivo

Andrea Noemí Echeverría, una joven de 25 años, relató en redes sociales la difícil situación que le toca vivir al sentirse víctima de “un grave error” en las tomas de muestras para detectar el coronavirus que le realizaron en la UPAC. Al presentar síntomas, se realizó un test que inicialmente, en la página oficial se cargó con resultado negativo a COVID-19, pero cuatro días después comprobó “de casualidad” que esa muestra en realidad había dado positivo.

Su experiencia comenzó el lunes pasado cuando comenzó a sentir dolor de cabeza y fiebre, por lo que decidió inmediatamente acudir a algún centro para realizarse un test ante la sospecha de haber contraido coronavirus,

“Me sentía mal, por lo que fui al Hospital del 2 de Abril pero me dieron turno recién para el 11 de abril; yo necesitaba hacerlo ya, por lo que me fui directamente a la UPAC, donde me preguntan por qué me quería hisopar y les conté los síntomas que tenía”, contó.

Luego de hacerse el test “por síntomas”, le dijeron que vaya a su casa a esperar el resultado, que no demoraría más de 48 hs. “Me dijeron que tenían mucha demanda, y me quedé aislada en casa y avisé en mi trabajo que no iba a ir por prevención”.

Indicó que al otro día, martes 6, luego de revisar constantemente su celular para conocer el resultado en la página oficial del Gobierno, le informan que su prueba dio “no detectable a coronavirus con hora de notificación a las 18.43.

“Cuando vi el resultado negativo salté en una pata y les avisé a todos en mi casa y el miércoles y jueves ya fui a trabajar confiada en que era una gripe nomás, porque seguía con el dolor de cabeza y con un poco de fiebre”, relató.

Pero sus temores aparecieron de nuevo cuando dejó de sentir el gusto de la comida y los olores. “Ahí ya me asusté”, reconoció, por lo que decidió volver a la UPAC el viernes 9 para hacerse un nuevo hisopado ante la sospecha de que se había contagiado.

Esta vez fue acompañada de su mamá para que también se haga el hisopado a fin de descartar cualquier contagio. “Había mucha gente en la fila y cuando explicaba a mi madre cómo debía entrar a la página para conocer después los resultados del test, veo que en mis resultados decía “detectable”, es decir, positivo a coronavirus”.

“Me quedé helada”, recordó Andrea, que mientras estaba aún en la fila esperando su turno revisó la página y el resultado con el “positivo” tenía fecha del martes en horas de la mañana, siendo que ese mismo día a las 18.43 hs había sido notificada como “negativo”.

Conto que dejó la fila “y me fui casi corriendo a pedir explicaciones a los de la UPAC, les pregunté cómo hacían los controles y cómo daban los resultados, y no sabían que contestarme, se tiraban la pelotita unos a otros y terminaron diciéndome que se confundieron

“Es una negligencia de ellos, un grave error, porque todos estos días pude haber estado contagiando a otras personas”, dijo, y lamentó que se genere esta situación aún cuando su actitud fue siempre la de prevenir y “querer hacer las cosas bien, como ellos mismos lo piden”.

Tengo mucha bronca”, dijo Andrea a este Diario, al recordar que sus padres todavía no fueron vacunados y ahora se encuentran aislados esperando los resultados de los hisopados con toda la preocupación y la ansiedad que genera todo esto”.

 

Pero su odisea no terminó allí, porque luego de contar su situación a las autoridades de la UPAC alrededor de las 18 hs del viernes, tuvo que esperar hasta las 11 de la noche para que llegue una ambulancia y la traslade hasta el lugar asignado para hacer la cuarentena de diez días.

Los problemas continuaron, porque la trasladaron con otra chica hasta el barrio San Jorge, detrás del Parque Industrial, donde la quisieron dejar alojada en un centro de retiro que funciona en el lugar.

“Me negué a entrar en ese lugar, les dije que no iba a quedarme ahí y ante mi exigencia después decidieron llevarme a un hotel acá frente a la terminal de ómnibus, sobre la avenida Gutnisky”, comentó.

Para terminar su relato, Andrea reveló que este sábado en horas de la tarde un equipo de salud de la provincia fue a buscarla a su casa con la intención de llevarla a un lugar de aislamiento, desconociendo que las mismas autoridades sanitarias ya la habían alojado en un hotel desde el viernes a la noche para que cumpla la cuarentena.

“Esta mezcla de tristeza y bronca que tengo no me la saca nadie. Es una terrible vergüenza lo que están haciendo y cómo juegan con la salud de la gente no tienen piedad de nada”, manifestó.

Con información de La Mañana

COMPARTIR:

Tambien te puede interesar...