Connect with us

Buscador de noticias

Opinión

Editorial: El intendente y la inmunidad de rebaño

Desde el 5 de enero, la ciudad de Formosa comparte el mismo status sanitario que Clorinda. Bloqueo y aislamiento, todo el mundo a guardarse en sus casas.

Los comerciantes, salvo los esenciales, se vieron obligados a bajar nuevamente sus persianas o a trabajar bajo modalidades y horarios que apenas alcanzan para sobrevivir.

En la segunda ciudad, con más de un centenar de días en fase 1, el jefe comunal Manuel Celauro sufrió y sufre el escarnio público y el desgaste político que le genera no defender los intereses de los clorindenses ante un poder provincial que avanza inconsulto y que lo anoticia de las medidas por los diarios.

En Formosa, en cambio, la política fantasmagórica de Jorge Jofré parece hacerlo pasar desapercibido ante la crítica y la responsabilidad que le compete. Con el blindaje mediático más importante de la escena política y mediática local, el Intendente goza de inmunidad de rebaño.

Los pocos valientes que se acuerdan de él ven sus señalamientos estancados en sus redes sociales.

¿Puede el intendente de la ciudad transitar la crisis producto de la pandemia sin costo alguno?

Mérito de su estrategia comunicacional, llena de obsecuencia al Gobernador y repleta de efemérides, se siente cómodo en el segundo plano, en modo incógnito.

El avasallamiento constante y evidente de la autonomía municipal por parte del poder central, que le inaugura obras en la cara y administra la interna justicialista por goteo quedaron como anécdotas ante el insólito silencio que el jefe comunal guardó tras la detención de las concejales Neme y Ruíz Díaz.

Los legisladores comunales gozan de fueros parlamentarios, claramente violentados en los hechos que sacudieron a Formosa y alcanzaron las portadas de los medios nacionales.

Jofré nada dice y nada hace, escondido u omnipresente, blindado y poco exigido. Inmune a los costos de la pandemia.

COMPARTIR:

Tambien te puede interesar...