Connect with us

Buscador de noticias

Nacionales

La oposición rechaza negociar por Rafecas hasta que Fernández y Cristina resuelvan su interna

La señal de apoyo que el presidente Alberto Fernández dio el domingo al proyecto de ley del Ministerio Público, que el viernes aprobaría el Senado y que elimina el requisito de la mayoría de dos tercios para la elección del Procurador, no modificó la decisión de Juntos por el Cambio. Su idea consensuada es “no meterse en la interna” entre el Presidente y su vice, impulsora de esas modificaciones en la Cámara alta, que afectan la postulación del juez federal Daniel Rafecas en ese cargo.

Eso sí: desde la oposición rechazaron que sea Juntos por el Cambio el responsable de la demora en la elección de Rafecas, el candidato propuesto por el Gobierno, como sucesor del procurador interino Eduardo Casal. “Que nosotros tengamos responsabilidad en esto es una gran mentira. El pliego de Rafecas nunca fue tratado porque el oficialismo no lo impulsó desde el 12 de marzo. El Presidente debería preguntarse por qué los senadores del Frente de Todos no tratan el pliego”, afirmó el senador radical y presidente del interbloque de JxC en la Cámara alta, Luis Naidenoff. Fue en respuesta a los dichos del Presidente, quien en una entrevista dominical por Radio 10 afirmó que “los senadores opositores hablan maravillas de Rafecas, pero no lo dicen en el Senado”.

En el mismo sentido, la titular de Pro, Patricia Bullrich, afirmó: “El espíritu republicano tiene que ver con que las instituciones se consensúan. Si al Procurador lo define solo el Gobierno, su actuación será parcial”. La exministra de Seguridad apunta a la eventual selección de Rafecas sin la necesidad de los dos tercios de los senadores, un requisito que Fernández relativizó también en los reportajes de ayer. “Daniel es un principista, pero este es un problema práctico, necesitamos de una vez por todas tener un procurador”, dijo el Presidente, dejando en claro que no obstaculizará la nueva ley, impulsada en el Senado por leales a la vicepresidenta.

Mientras reiteran que la postura pública sobre el caso llegará “cuando el Gobierno ponga el tema en discusión” (de ese modo se expresaron cerca del jefe de gobierno porteño Horacio Rodríguez Larreta) en la oposición persisten dos posiciones: la de Elisa Carrió, compartida por los radicales, que sostiene a Rafecas como el “mal menor” ante el peligro de que Cristina Kirchner quiera poner a otro candidato, y quienes dicen que, en realidad, el Presidente y su vice “terminan acordando en los temas importantes”, como en la lucha contra la pandemia o el impuesto a las grandes fortunas. “Más que lo que dicen, hay que ver lo que hacen”, sostuvieron desde el sector de los “halcones” o “resistentes” de JxC, que nunca creyeron en la “teoría del divorcio” entre Fernández y su antecesora en el cargo.

Fuentes de JxC en el Senado reconocen que hubo “charlas informales” en los que emisarios del Presidente pidieron apoyo a la postulación de Rafecas. Pero datan esos contactos en los días anteriores al apoyo público que Carrió hiciera de Rafecas, parte de su pública estrategia para evitar que un “fanático” de la vicepresidenta sea postulado en su lugar. “Esas declaraciones estuvieron bien intencionadas, pero dinamitaron todo”, coinciden cerca de un senador radical y otro macrista, para quienes esa defensa “cebó más a Cristina y ahora la posibilidad de que llegue Rafecas es mínima”, se apruebe o no con celeridad la ley del Ministerio Público Fiscal, razonaban.

“Puede haber un tira y afloje entre Alberto y Cristina, pero al final se ponen de acuerdo, y el problema es el proyecto que llevan adelante y que le hace mal al país”, apuntaron desde el sector más intransigente, en crítica a los sectores “dialoguistas” que desde la pandemia ensayan el “trabajo conjunto” con el Poder Ejecutivo, y que negociaron un principio de apoyo a Rafecas que finalmente no se plasmó en los hechos.

“Alberto quiere que salga su candidato, que es Rafecas. El resto se puede ver y analizar”, definieron hoy cerca de Fernández, mientras en otro importante despacho definían que es el Presidente el que “pone al Procurador” y quien decide si impulsa el debate de la ley del Ministerio Público en sesiones extraordinarias, el mes próximo.

“El debate va a ser fuerte en Diputados”, anticipó otra voz opositora, para quien “si sale la ley, el Procurador no va a tener autonomía ni independencia de quien lo propuso”, en referencia al Gobierno.

 Fuente: La Nación

 

 

COMPARTIR:

Tambien te puede interesar...