Connect with us

Buscador de noticias

Opinión

Editorial: El Hartazgo

Desde que se extendió el bloqueo sanitario a Clorinda los ánimos en la segunda ciudad se caldearon. Una mezcla de desinformación, falta de empatía y situaciones injustas elaboran el caldo de cultivo para el malestar social que se percibe en las calles comerciales vacías.

Clorinda, ciudad de carácter comercial por excelencia, donde el trabajo independiente moviliza la economía de la zona norte provincial, tiene en esta parálisis forzada una prueba que forjará el carácter de todos sus habitantes.

Cansados de la arbitrariedad del Gobierno provincial, desilusionados ante el inútil amague de rebeldía que mostró su Intendente, los clorindenses salieron a las calles para reclamar por el cese del bloqueo, o al menos, la flexibilización.

La respuesta oficial llegó en forma de chicana y menosprecio. Un golpe al orgullo y la identidad clorindense por parte de un Gobierno que no escatima palabras para demostrar la soberbia y el autoritarismo que lo caracteriza.

Este domingo, los clorindenses redoblarán la apuesta. Esperan hacer una demostración contundente del sentir de una ciudad ahogada y estancada por las decisiones de un grupo de iluminados que hace años no patea la calle.

Una vez más, saldrán a las calles a reclamar el cese del bloqueo. Esta vez no esperarán, esta vez exigen ser escuchados.

Nueva sangre

En la ciudad de Formosa también se vieron atisbos de rebeldía. Caracterizada por una burguesía acomodaticia y conformista, los grandes empresarios proveedores y los gremios adictos marcaron a cuenta gotas la dura situación que atraviesan los sectores gastronómicos, boliches y salones de eventos, la hotelería y los gimnasios.

Muchos de ellos, nuevos emprendimientos que dieron vida y dinamismo a la ciudad. La mayoría de ellos fundados y administrados por sangre joven, una nueva camada de empresarios a los que no les sienta bien la infundada sordera y la rígida visión del Gobierno provincial.

Las redes sociales son el lugar donde se expresan y hacen sentir, donde reciben la adhesión y el cariño de sus clientes. El concepto de comunidad comercial prevalece sobre los intereses mezquinos de los de siempre.

El Gobierno podrá salir, en términos políticos, mejor o peor plantado de esta cuarentena eterna. Pero sin dudas, miles de formoseños pasarán factura por las persianas bajas y los puestos de trabajo perdidos. Miles de formoseños que, defraudados, harán tronar el escarmiento.

COMPARTIR:

Tambien te puede interesar...