Connect with us

Buscador de noticias

Locales

Reforma judicial: Gildo Insfrán quiere su propia Cámara de Apelaciones

A través de la bancada que lidera el senador Mayans, varios gobernadores cuya justicia federal tiene que apelar fuera de la provincia, pidieron incorporar a la reforma una cámara de apelaciones propia. El filtro serían los propios mandatarios

Pese al rechazo opositor, el oficialismo en el Senado buscará dar dictamen esta semana –mañana continuará el plenario de sesiones- al proyecto de reforma judicial que impulsa el Poder Ejecutivo, que así quedaría listo para ser votado en el recinto la semana que viene, posiblemente el jueves 27.

A pedido de gobernadores, entre ellos Gildo Insfrán, la intención de senadores del oficialismo es hacer una serie de retoques en la iniciativa ideada por Alberto Fernández.

«Tenemos la posibilidad de hacer cambios. Absolutamente», insistió uno de los integrantes de la bancada kirchnerista que está «puliendo» la redacción final del proyecto.

En el bloque oficialista algunos senadores de peso político objetan la creación que propone el proyecto del Ejecutivo de 94 Juzgados Federales de Primera Instancia en el interior.

Entienden que «es innecesario» y que alcanza con la cantidad de juzgados que ya tienen más la separación de la faceta penal de los juzgados multifuero, algo que sí propone la iniciativa.

A cambio, lo que pretenden esos senadores del PJ -en línea con sus gobernadores- es que se creen Cámaras Federales de Apelaciones en sus provincias.
Argumentan que el cambio que proponen quedaría compensado a nivel presupuestario, que el costo de más juzgados sería equivalente a crear una Cámara de Apelaciones en sus provincias.

«Hay que agilizar los procedimientos. No puede ser que para una apelación haya que ir a otra provincia», justificó un senador del Frente de Todos.
Pero ese eventual cambio tiene algunos condimentos políticos extras. El primero es que los gobernadores de provincias donde hoy no hay Cámara Federal de Apelaciones se asegurarían que esos nuevos tribunales de alzada estén conformados por magistrados que antes pasaron por su filtro.

Lo habitual es que los jueces Federales del interior, que tienen competencia electoral, antes de ser designados deban pasar por el tamiz de los mandatarios provinciales.

El otro extra. Con la modificación el oficialismo podría asegurarse los votos para la aprobación de la ley en Diputados. «Es una jugada astuta. Podría romper el frente opositor», apuntó un dirigente peronista.

Eso si: por falta de acuerdo con Juntos por el Cambio, el eventual tratamiento de la reforma judicial en Diputados aún no está asegurado. El principal bloque opositor rechaza tratar esta ley en una sesión remota.

Los Juzgados Federales de 11 provincias -Tierra del Fuego, Santa Cruz, Neuquén, San Juan, Catamarca, La Rioja, Jujuy, Formosa, Santiago del Estero, La Pampa y San Luis- tienen sus tribunales de alzada en otras provincias.

Lo que quieren los senadores de algunas de esas provincias es que las cámaras también estén en sus distritos.
El Juzgado Federal de Ushuaia, por ejemplo, depende de la Cámara Federal de Comodoro Rivadavia, Chubut. Los tres de Formosa, de la Cámara Federal de Resistencia, Chaco. El de Neuquén, de la Cámara de General Roca, Río Negro.

En otras palabras: lo que se busca es hacer una modificación del actual mapa judicial de la Argentina.
Aunque en la bancada oficialista algunos plantean como improbable que se pueda dar dictamen esta misma semana al proyecto, consultada por Clarín la senadora adelantó que la intención es dar despacho este mismo martes.

Desde la bancada oficialista que lidera el formoseño José Mayans se pidió a cada senador que analizara la situación en su distrito y que planteara si había necesidad de retocar el proyecto.

 

Fuente: El Comercial

COMPARTIR:

Tambien te puede interesar...