Connect with us

Buscador de noticias

Opinión

¿Qué es ser inclusivo? No sé hijo, soy formoseño

Por Luis Bedoya. Grupo Ysyry

Si hay una palabra que el modelo uso hasta descolorar de los diccionarios es ”inclusión”, es el ingrediente imprescindible de cualquier campaña electoral o spot publicitario del modelo de provincia que hace casi un cuarto de siglo pregona en muestra de lealtad al hombre nuevo formoseño, lo que permite entender que nadie, absolutamente nadie con sangre formoseña que pise esta bendita tierra, quedaría afuera de ese manto de protección y misericordia.

Hoy la provincia toda empezó a sentir los primeros fríos del año, y el principal acceso a nuestra provincia no fue la excepción. Esta mañana estuvo más fresca que ayer, aún sin ese viento sur. Pero no pretendo dar un reporte meteorológico, solo es para que tomen dimensión de que en esas condiciones hubo gente en Gral. Mansilla que, a la espera de la autorización para ingresar, paso la noche a la intemperie.

Hombres y mujeres de distintas edades, algunos con hijos de muy corta edad, debieron pernoctar donde pudieron, los más afortunados consiguieron algún resguardo del rocío, pero en definitiva todos a la buena del verdadero Dios.

No de ese Dios que dicen es formoseño, y que debe estar de acuerdo con muchos fundamentalistas que tratan a estas personas como traidores ( no sé a qué o a quien) solo porque se fueron de la provincia, ya sea para lograr una formación académica que en un futuro anhelan volcarla en el lugar que los vio nacer, o en busca de alguna oportunidad que esta tierra les niega a los que no se pueden sumar a las filas de la administración pública o las fuerzas de seguridad.

Mientras algunos desde la comodidad de sus oficinas disfrutan de un rico café, o un buen mate, hay hermanos formoseños que están sufriendo por DESIDIA O CAPRICHO.

¿Se podría evitar que esto continúe? por supuesto que si, porque hay recursos y sobre todo hay presupuesto, solo se trata de tomar cartas en el asunto si es que realmente hay una decisión política para brindarle contención a estos ciudadanos de carne y hueso, que no son culpables de lo que está pasando, no lo provocaron, ni tampoco muestran signos de ser zombis que se escaparon de la serie de televisión walking dead.

¿Si me preguntan cómo? solo puedo adelantarles que es más sencillo de lo que se piensa, y no se va a gastar todo ese jugoso presupuesto que envió Nación para hacer frente a cualquier demanda relacionada con la pandemia, si es que eso les preocupa. Más no puedo contarles y me disculpo, pero a decir verdad no me corresponde, ya que hay gente que se puso al frente para manejar la situación.

Y, por la soberbia de las respuestas que simulan dar cuando algún atrevido periodista se anima a consultar en “las conferencias”, donde no usan barbijos, ni respetan el distanciamiento social (quizás porque no saldrían todos en la misma foto) en mi humilde opinión, creo que la tienen más que clara, aunque la realidad diga lo contrario.

COMPARTIR:

Tambien te puede interesar...