Connect with us

Buscador de noticias

Opinión

El experimento

Por Blas Hoyos

Esta película es sobre un hecho real basado en el experimento psicosocial y psiquiátrico realizado por el psicólogo social Phillip Zimbardo en la Universidad de Stanford allá por los ‘70. Los participantes eran voluntarios de clase media, que a cambio de una buena paga por dos semanas debían recrear la vida de una cárcel ficticia, donde una mayoría protagonizaban a prisioneros encerrados en celdas y una minoría protagonizaban a guardiacárceles, con amplios poderes y facultades sobre los presos.

El experimento en la realidad se tuvo que suspender varios días antes de lo pensado por generar graves manifestaciones psicopatológicas entre los integrantes.

El experimento intenta investigar cómo la asignación de roles (prisionero, policía) puede modificar o potenciar ciertas tendencias en los participantes, potenciar conductas autoritarias sádicas, sumisión, obediencia ciega, depresión, entre otros cuadros psicopatológicos.

En la película el jefe de guardiacárceles, una persona común y pacífica que al manifestar el poder se vuelve autoritario e inescrupuloso, es un hombre morocho y bastante robusto interpretado por ese gran actor que es Forrest Withaker mientras el líder de los sometidos interpretado por Adrien Brody es la principal víctima de humillaciones, torturas y bajos instintos de los policías.

El experimento Formosa

Esto viene a colación de lo que está ocurriendo en la provincia de como a partir de una sobreactuación de la Pandemia y a pesar de tener cero casos se insiste no solo con aplicar 100 % de reclusión domiciliaria obligatoria. Sino que se profundiza aún más avanzando sobre los derechos y libertades de las personas, el derecho a circular libremente sin ser detenidos por orden de un juez, sin aduanas internas , sin embargo retiene y detiene a estudiantes y padres en espacios de reclusión.

Todo esto contrasta con la liberación de más de 2400 presos comunes, ladrones, asesinos y violadores, que envalentonados por la liberación de otros delincuentes comunes, como Boudou, D’elía o Jaime organizan motines en las cárceles exigiendo más liberados.

Se toman atribuciones propias del municipio de capital y su concejo deliberante, estableciendo normas de circulación de autos según su patente, reemplazan a bromatología en la clausura de negocios e inclusive se arrogan facultades del ANMAT para la inspección de medicamentos en las farmacias.

Todo esto sin que se respete el normal derecho a descargo y defensa, pues al tener cooptado al poder judicial en estado de feria permanente no hay donde ejercer nuestros derechos y ellos ejecutan las penas en procesos sumarísimos, sin derecho a defensa.

Abogados, comerciantes y cuentapropistas reclaman por su derecho a trabajar sin respuestas ni explicaciones lógicas que justifiquen y fundamente el perjuicio ocasionado.

En los últimos días un grave episodio de autoritarismo se generó en el campo de reclusión de inmigrantes formoseños de la escuela de cadetes de la Policía integrado mayoritariamente por estudiantes y sus padres, que son espacios donde recluyen a quienes podrían encuadrarse en una nueva clasificación delictiva, algo así como “portadores sospechosos de coronavirus” que son condenados a unos 14 días de prisión sin derecho a defensa ni excarcelación, derechos al que sí tienen acceso los delincuentes antes mencionados.

Esta arbitrariedad y posible violación de los derechos individuales motivó la presentación por parte de tres abogados del radicalismo de un recurso de Hábeas Corpus ante la justicia provincial y federal. Es muy llamativo que los organismos de Derechos Humanos no se hayan pronunciado al respecto, pero bueno volviendo al tema en cuestión la justicia provincial no dio trámite al reclamo, pero el juez federal Fernando Carbajal, intervino relevando personalmente el lugar detectando una serie de irregularidades referidas a condiciones mínimas de vida y confort que amablemente solicitó que se mejoren, a lo cual el gobierno respondió con la represalia del cierre del ingreso a la provincia o sea de formoseños a su propia tierra, que no es otra cosa que una venganza usando a los indefensos como en los sistemas más despiadados y crueles que en disconformidad con alguna medida, toman rehenes inocentes y cada tanto ejecutan algunos.

Nueve provincias del país han flexibilizado sus cuarentenas, provincias como Neuquén con 103 casos positivos, Mendoza con 74, Entre Ríos con 22, permitiendo el funcionamiento del comercio, las profesiones, actividades físicas, etc.

Increíblemente Formosa “con cero casos”, ha decidido aumentar los alcances de la cuarentena avanzando sobre más derechos, sin ningún sustento epidemiológico, sanitario ni médico. Parece que “el experimento debe continuar”, dando la sensación de que el oficialismo goza de esta situación, es como que le causa placer.

La escena más recordada de la película es la que muestra al robusto y morocho jefe de los guardias teniendo una erección y orgasmo luego de haber vivido y gozado del poder de controlar y dirigir los destinos ajenos, en una erotización del poder extrema luego de humillación sexual de orinar sobre el líder de los prisioneros rebeldes. Para estos días de cuarentena les recomiendo esta película, por ser muy oportuna.

COMPARTIR:

Tambien te puede interesar...