Connect with us

Buscador de noticias

Opinión

Cuando se trata de salud no importan las estrellas

Por Luis Bedoya. Grupo Ysyry

Opinar sobre lo que hay que hacer o que se debe tolerar, pero con el lomo del otro, se ha convertido en la especialidad de muchos formoseños. Y hoy ya es una novela digna del prime time con participaciones especiales, desde el estado, la justicia y el soberano implacable desde las redes.

¿Para que vinieron?, ¡que se vuelvan!, ¿Quieren un hotel 5 estrellas?

Son los grandes interrogantes que plantean ofendidos quienes quizás no tienen familiares fuera de la provincia, y tal vez nunca han experimentado el hecho de ser jóvenes viviendo fuera de la casa por motivos de estudio y lo que eso significa, muchos de los que estudiaron en Resistencia, Corrientes, Córdoba, Santa Fe o Buenos Aires e incluso Asunción entenderán a que me refiero.

A los que no vivieron la experiencia les comento que un estudiante debe acomodarse a un presupuesto, más allá de gasto que representa el propio alquiler debemos sumar gastos de agua, luz, gas, comida que quizás dada las circunstancias muchos padres hoy no pueden enfrentar, y ante eso lo mejor es que los chicos vuelvan a la casa familiar teniendo en cuenta que también las clases están suspendidas.

Lo otro que me llama la atención es que piden blindar la provincia para impedir que estos “desagradecidos” vengan a romper esta ausencia de casos de Covid19 en la provincia, pero no los vi la misma indignación para con los hermanos paraguayos que contando con una doble nacionalidad ingresaron y volverán hacerlo en unos días para cobrar los subsidios que tienen otorgados “por derecho”.

Y por último está la cuestión del hotel, y acá quiero hacer foco, porque no se trata de caprichos de diva, sino de tener intimidad, de poder tener la tranquilidad de que si comparte un baño sea con alguien a quien conozca, es una cuestión preventiva, y aunque hablemos de un confinamiento, este debe dar las garantías de salud física y mental a quienes deben someterse al periodo establecido por seguridad sanitaria.

Los hoteles vacíos son la mejor solución para un aislamiento preventivo, de una o dos personas por habitación y hasta 3 si se tratase de un grupo familiar, salvo que esto último no sea conveniente por cuestiones de salud, pero llevaría tranquilidad a quienes deben atravesar por esta situación, a sus familias y al resto de la comunidad.

Cuando hablo de hoteles no me refiero a moverse como un huésped común por todo el hotel, sino estar “confinado” a su habitación, que ya cuentan con tv, baño y hasta wifi, por lo que no hay necesidad de salir de ellas y tampoco autorización, ya que incluso para comer pueden hacerlo en las habitaciones. Esta acción permitiría con una cantidad mínima de efectivos de la policía controlar tantas personas como habitaciones tenga el hotel y disponer de más personal para otras cuestiones que demanda la ciudad.

¿Por qué insisto con los hoteles?

A lo contrario de lo que muchos piensan, bajo esta modalidad les puedo asegurar que así sea la suite presidencial del Burj Al Arab, 2 semanas pueden ser más que tediosas. Se lo dice alguien que ha vivido en hoteles, y una habitación por mas comodidades que ofrezca termina por cansar al cabo de unos meses, pero 14 días serían más llevaderos, no digo sean fáciles, pero antes que el hacinamiento con desconocidos y hoy más allá de la disposición judicial mediante, los hoteles siguen siendo la mejor opción y si se hacen mejoras a la escuela de cadetes en buena hora para nuestros jóvenes que en algún momento debe volver a usar esas instalaciones que quedaron en evidencia cuando se hizo pública esta novela.

Algo no menos importante, para los que piensan que se pone en riesgo al personal del hotel les aseguro que es todo lo contrario, en primer lugar, les permite reactivar una fuente de trabajo que hoy está paralizada y segundo desde el ministerio de Turismo y Deporte ya está circulando una propuesta preliminar sobre cómo se pretende trabajar en el turismo que se viene pos pandemia, sobre la base de higiene, seguridad y distanciamiento seguro de las personas que permitiría a estos miembros del sector comenzar a implementarlo y ganar tiempo.

La solución es más simple de lo que se piensa, por un doble propósito, desde lo técnico pero impregnado de sentido común, es cuestión de se pongan de acuerdo en una tarifa razonable que les sirva a los hoteleros y a los gastronómicos que también pueden sumarse por el tema de la vianda. Y estos gastos que lo asuma íntegramente el estado provincial ya que también se trata de una cuestión sanitaria y para tal motivo el gobierno nacional desvió fondos a todas las provincias.

Si hay dinero que lo usen inteligentemente para seguir evitando casos y no intenten abaratar costos, porque estamos hablando de la salud de la gente y eso no negocia y mucho menos quienes nos representan deben escatimar en gastos.

COMPARTIR:

Tambien te puede interesar...